a4

– LAS ESCRITURAS

  • La Bíblia es la Palabra inspirada de Dios, el producto de hombres santos del pasado que hablaron y escribieron inspirados por el Espíritu Santo.
  • El Nuevo Pacto, como esta inscrito en el Nuevo Testamento, lo aceptamos como nuestra guía infalible para nuestra conducta y doctrina (2 Tim. 3: 16; 2 Pedro 1: 21; 1 Tes. 2: 13)

– LA TRINIDAD

  • Nuestro Dios es uno, pero manifestado en tres personas- el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, siendo co-iguales (Deut. 6: 4, Fil. 2-6)
  • Dios Padre es más grande que todo; el envió la Palabra (Logos) y es el Dador (Juan 14: 28; Juan 16: 28; Juan 1: 14)
  • El Hijo es la Palabra manifestada en la carne, El Unigénito, y ha existido con el Padre desde el principio (Juan 1: 1; Juan 1: 18; Juan 1: 14)
  • El Espíritu Santo procede de ambos el Padre y el Hijo y es eterno (Juan 14: 16; 15: 26)

– HOMBRE, SU CAÍDA, Y REDENCIÓN

  • El hombre es un ser creado, hecho a la semejanza e imagen de Dios, pero por la transgresión de Adán y su caída, el pecado vino al mundo. La Bíblia dice, “…todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”, y “No hay justo, ni aun uno”. (Romanos 3: 23; 3: 10)
  • Jesús se manifestó para destruir las obras del diablo. Cristo el Hijo de Dios, dió Su vida y vertió Su sangre, redimió y restauró el hombre a Dios (Romanos 5: 14; 1 Juan 3: 8)

– VIDA ETERNA Y EL NUEVO NACIMIENTO

  • El primer paso del hombre hacia la salvación es dolor piadoso que obra arrepentimiento. El nuevo nacimiento es necesario para todos los hombres, y cuando es experimentado produce vida eterna (2 Cor. 7: 10, 1 Juan 5: 12; Juan 3: 3-5)

– BAUTISMO EN AGUA

  • Bautismo en agua es por inmersión, es un mandato directo de nuestro Señor, y es solo para creyentes. Esta ordenanza es un símbolo de la identificación del cristiano con Cristo en Su muerte, entierro, y resurrección (Mat. 28: 19; Rom. 6: 4; Col. 2: 12; 8: 36-39)

a8

– BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO

  • El Bautismo en el Espíritu Santo y fuego es un regalo de Dios como fué prometido por el Señor Jesucristo a todos los creyentes en esta dispensación y se recibe subsecuentemente al nuevo nacimiento. Esta experiencia es acompañada por la evidencia inicial de hablar en otras lenguas según el Espíritu le de a que hable. (Mat. 3: 11; Juan 14: 16,17; Hechos 1:8; 2: 38,39; 19: 1-7; 2: 1-4)

– SANTIFICACIÓN

  • La Biblia enseña que ningún hombre sin santidad puede ver al Señor. Creemos en la Doctrina de Santificación como una obra definitiva y aún progresiva de gracia, y comienza al tiempo de regeneración y continúa hasta la consumación de la salvación al regreso de Cristo. (Heb. 12: 14; 1 Tes. 5: 23; 2 Pedro 3: 18; 2 Cor. 3: 18; Fil. 3: 12-14; 1 Cor. 1: 30)

– SANIDAD DIVINA

  • Sanidad es para las enfermedades físicas del cuerpo humano y es dada por el poder de Dios por medio de la oración de fe, y de la imposicion de manos. Es proporcionada por la expiación de Cristo, y es el privilegio de cada miembro de la Iglesia de hoy (Marcos 16: 18; Santiago 5: 14,15; 1 Pedro 2: 24; Mat. 8: 17; Isa. 53: 4,5)

– RESURRECCIÓN DE EL JUSTO Y EL RETORNO DE NUESTRO SEÑOR

  • Los ángeles les dijeron a los discípulos de Jesús, ” …Este mismo Jesús, que ha sido tamado de vosotros al cielo, asi vendrá así como le habéis visto ir al cielo”. Su venida es inminente. Cuando viene,” … los muertos en Cristo resucitarán primero, Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire.” (Hechos 1: 11; 1 Tes. 4: 16,17)

– INFIERNO Y RETRIBUCIÓN ETERNA

  • El que muere físicamente en sus pecados sin aceptar a Cristo está sin esperanza eternamente perdido en el lago de fuego. Por consiguiente, no tiene ninguna oportunidad de oír el evangelio o arrepentirse. El lago de fuego es literal. (Heb. 9: 27; Apoc. 19: 20)